anhelo energy - Renewable Energy - Energías Renovables


UNEF presenta una Hoja de Ruta del Autoconsumo para instalar 1.700 MW en cinco años

Articulo publicado en Energias renovables

l Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha redactado una propuesta de real decreto de Autoconsumo que entraña tantos impuestos que sale más rentable seguirle pagando los kilovatios a las grandes compañías eléctricas (léase oligopolio) que producirlos y consumirlos uno mismo. Pues bien, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) acaba de difundir un documento -Verdades y Falsedades sobre Autoconsumo- en el que, por una parte, vuelve a insistir sobre la necesidad de eliminar el polémico peaje de respaldo y, por otra, propone una Hoja de Ruta para el Autoconsumo que llevaría a instalar hasta 1.700 megavatios en cinco años sin subvención alguna.

UNEF presenta una Hoja de Ruta del Autoconsumo para instalar 1.700 MW en cinco añosNo a la independencia (independencia energética, se entiende). No redondo y grande a que el pequeño consumidor doméstico -o la pyme- se independice de las grandes compañías eléctricas. Ese es el mensaje claro que han sembrado en su proyecto de real decreto de Autoconsumo José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo, y Alberto Nadal, secretario de estado de Energía. Eso sí, esta vez da la sensación de que, en el ministerio, a los chicos de los recados, se les ha ido un poco la mano. Porque una cosa es ponerle palos a la rueda de las renovables, que gira cada día más veloz (con o sin ayuda), y otra muy distinta es querer convertirse en el “empleado del mes” matando moscas a cañonazos… Y en el ministerio de Soria y Turismo y en la secretaría de estado que ocupa Alberto Nadal eso es lo que ha sucedido, que han acabado siendo, en lo que se refiere al autoconsumo, más papistas que el Papa. Porque resulta que en el real decreto susodicho han incluido un impuesto de una cuantía tal -el denominado peaje de respaldo- que no solo desincentiva el autoconsumo -ese que no quiere la patronal eléctrica porque sería otra vía de fuga de kilovatios-, sino que transforma esa fórmula de ahorro doméstico… en un impuesto. Y todo, por un 1%, según UNEF…

Verdades y falsedades
La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) difundió ayer un documento -Verdades y Falsedades sobre Autoconsumo- en el que vuelve a insistir sobre el gran disparate del peaje de respaldo. Según UNEF, este peaje -que es un impuesto único en el mundo en su género- implicaría que los autoconsumidores pagasen más por el mantenimiento del sistema eléctrico “que cualquiera de los demás agentes del mismo: productores, comercializadores, transporte y distribución o consumidores tradicionales”. La propuesta resulta sencillamente surrealista, pues significa que aquel que menos usa la red habrá de ser el que más pague por su respaldo. Según los cálculos de UNEF, si el real decreto es aprobado tal y como está, el consumidor que apueste por instalar unas placas solares en su tejado para ahorrarse unos kilovatios acabará pagando por la energía que consuma de la red entre un 5 y un 9% más que el que no haya puesto placas solares.                                      

Los beneficios
O sea, que el consumidor que podría mover esta economía patria que no acaba de remontar -sosteniendo el empleo (el de los instaladores, por ejemplo)-, el que va a evitar la evasión de capitales (kilovatio generado por el sol, kilovatio que no compramos al gas de Argelia o Catar), el consumidor que estaría dispuesto a rascarse el bolsillo para hacer una inversión -pro ahorro- que además va a suponer menores emisiones de CO2, el consumidor que beneficia al sistema todo, porque al autoconsumir evita pérdidas en las redes -la Comisión Nacional de Energía cuantifica en un 14% las “pérdidas medias de energía en el caso de los consumidores domésticos”-… ese consumidor, en fin, no solo no es incentivado, sino que, muy antes al contrario, va a ser castigado -vía impositiva- por el real decreto que prepara el ministerio más oscuro -el de las puertas giratorias- de los varios oscuros ministerios que integran este gobierno.

¿Cañonazo regulatorio por un uno por ciento (1%)?
Así las cosas, y según los cálculos de UNEF, el peaje de respaldo incrementa de modo tal los costes de la instalación de autoconsumo que si ayer un consumidor doméstico podía amortizar una pequeña instalación de andar por casa en doce años, mañana podría necesitar hasta 35. Y el caso es que el cañonazo regulatorio del tándem Soria-Nadal contra el autoconsumo no tiene causa económica gruesa, según la patronal fotovoltaica. Porque el Ejecutivo no está disparando contra el enemigo público número uno de las grandes compañías eléctricas. Antes al contrario, según UNEF -que presentó ayer además una propuesta concreta de Hoja de Ruta del Autoconsumo-, “el máximo de autoconsumo en nuestro país en cinco años [su Hoja de Ruta propone 1.700 MW para ese quinquenio], ni siquiera llegaría al 1% de la demanda eléctrica y supondría además una reducción mínima de ingresos para el sistema: apenas 36 millones de euros”.

En fin, una cantidad irrisoria -36 millones- que se halla en las antípodas de los descomunales beneficios -miles de millones de euros todos los años- que se están levantando las dos tecnologías más veteranas del parque eléctrico nacional: la nuclear y la hidráulica. Tecnologías mimadas ambas por el viejo régimen -Franco de pantanos y Rato de CTCs- y beneficiarias las dos de un sistema de formación de precios -marca PSOE-PP- que está deparándoles los denominados beneficios llovidos del cielo, o sea, rentabilidades sencillamente estratosféricas, y culpables por otra parte de la gran deuda eléctrica. Según Economistas frente a la Crisis, la hidráulica está obteniendo así -gracias a un sistema de formación de precios que la sobreretribuye- rentabilidades superiores al 700%, mientras la nuclear -según todos los autores- ha logrado rentabilidades de hasta el 250%, muy lejos por cierto de la “rentabilidad razonable” que quiere imponerle el tándem Soria-Nadal a las renovables. A saber: 7,5%.

Horizonte 1.700 MW
Sea como fuere, y volviendo al autoconsumo, UNEF propone, y aparte de la supresión del “absurdo” peaje de respaldo, una Hoja de Ruta quinquenal que incluiría la instalación de doscientos megavatios (MW) en el año uno, trescientos para el siguiente, y cuatrocientos para los años tres, cuatro y cinco. En total, 1.700 megavatios sin ayuda, prima o subvención alguna que supondrían -como se dijo- una “reducción mínima de ingresos para el sistema de apenas 36 millones de euros” y que, a cambio -enumera la patronal fotovoltaica-, favorecería la independencia energética del país, reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, permitiría el desarrollo de un nuevo modelo industrial y favorecería “la creación de empleo cualificado y además asociado a las zonas en las que se lleven a cabo las instalaciones; se estima que cada megavatio instalado -concluye UNEF- genera entre doce y quince puestos de trabajo fijos y estables”.

Nota UNEF (extraída de Verdades y Falsedades sobre Autoconsumo)
Cómo se mantiene el sistema. La factura de la luz
La factura de la luz es el resultado de dos conceptos: El término de potencia y el término de energía. La razón de ser de esta diferenciación es incentivar la eficiencia energética y el ahorro de energía. Los peajes que pagan los costes del sistema se dividen entre dos conceptos:
• Término de potencia: Un peaje fijo en función de la potencia contratada. Paga los fundamentales costes del sistema.
• Término de energía: En él se incluye:
- Otro peaje: Que también paga ciertos costes del sistema
- Precio de la electricidad (coste eléctrico resultante del mercado).

Como cualquier otro consumidor de la red tradicional, aquel que disponga además de placas fotovoltaicas pagará siempre sus peajes correspondientes: El fijo del término de potencia y el que le corresponda en función de su consumo del término de energía. El autoconsumidor que vierte a la red, paga además como productor otro peaje para el mantenimiento del sistema: el peaje de acceso.