anhelo energy - Renewable Energy - Energías Renovables


Enriquecedor posicionamiento de los partidos sobre la política energética europea.

PUBLICADO EN ENERGIAS RENOVABLES

El pasado martes tuvo lugar en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales, en Madrid, una jornada sobre el cambio de modelo energético organizada por la Fundación Renovables. Así lo vio Jorge González, director comercial y de marketing de la comercializadora de energía renovable Gesternova*.

Enriquecedor posicionamiento de los partidos sobre la política energética europea

Jorge González

Todas las ponencias resultaron interesantes y enriquecedoras, pero lo fueron especialmente aquellas de los representantes de algunos de los partidos políticos que se presentan a las elecciones europeas y que nos permiten conocer mejor la postura de los que van a legislar en Europa.

Ejerciendo de periodista  –que me perdonen los que de verdad lo son– trataré de hacer un repaso de los discursos de los que estuvieron y de los que estuvieron “brevemente”. Y me explicaré.

Me gustó la manera de expresarse y algunas cosas que dijo Enrique Calvet que, representando a UPyD, se posicionó claramente a favor de un mix de lo más variado y sin descartar fracking, nuclear y renovables. Nada que objetar a los planteamientos de cada partido, pero creo que los argumentos para posicionarse a favor de unas tecnologías o de ponerle peros a otras son discutibles. No quisiera sacar de contexto las declaraciones de cada ponente y por tanto aclaro que mi intención no es decantar el voto hacia formación alguna, sino rebatir argumentos.

El representante de UPyD alaba las virtudes de la energía nuclear y le atribuye la cualidad de ser la más limpia para la atmósfera. Omite que la extracción de uranio genera en el proceso CO2 y que si bien en el proceso de fisión no se emite otra cosa que vapor a la atmósfera, los residuos en forma de combustible gastado no son precisamente beneficiosos para la misma. Al menos para los que la respiramos.

Sobre el fracking ha dicho que “se puede hacer con cuidado”. Cosa harto difícil cuando semejante técnica de extracción de gas no convencional fractura, como su nombre indica, el subsuelo inyectando agua y componentes químicos que en parte se filtran a los acuíferos y en parte dejan escapar metano para acabar en balsas de líquido contaminado. Creo que teniendo renovables, lo demás es mucho arroz para tan poco pollo.

De las renovables, este partido se declara “partidario” pero pone un pero sobre el recorrido de su curva de aprendizaje. Es loable que se escandalicen por la retroactividad aplicada por los dos últimos gobiernos. Reconozco que me gusta un poco que UPyD sea un verso suelto dentro del arco parlamentario, aunque no comparta parte de sus propuestas.

Por supuesto, no hace falta que el mundo sea renovable de hoy para mañana, pero es el camino que tenemos que emprender y no podemos quedarnos atrás.

La posición más favorable a las renovables ha sido la de Equo, sin duda en contra del carbón y de la nuclear y apostando por un modelo 100% sostenible. Izquierda Plural  ha coincidido con Equo en su apuesta renovable pero ha callado su representante, Delfina Rossi, cuando Juancho López de Uralde (Equo) le ha  recordado que Willy Meyer, cabeza de lista de esta coalición,  afirmó hace poco que “Fukushima daba la razón a los que defienden el carbón”. Los sindicatos y la minería siguen estando muy bien considerados por este partido a tenor de su silencio.

Jonás Fernández ha expuesto con claridad la posición del PSOE a favor de las renovables pero olvidando que fue su gobierno el que comenzó a impulsar las medidas con carácter retroactivo que hoy castigan a las renovables.

Por último, como si fuese una faena taurina, toca hablar del Partido Popular, cuyo representante, Antonio Erías no dejó a nadie indiferente en su corta pero intensa intervención tras la que  tuvo que ausentarse para cumplir con sus obligaciones parlamentarias en unas votaciones.

Desde mi punto de vista, ha excusado las políticas anti–renovables de su partido por la necesidad de implementar medidas de carácter retroactivo y se ha posicionado como los demás en términos generales a favor de las energías limpias. Lamentablemente, su discurso pierde credibilidad si uno repasa el BOE desde esta etapa de gobierno del PP y por supuesto, si escucha al ministro del ramo que no distingue un kilovatio de energía de uno de potencia.

Quizás enviar a una persona menos ocupada para permanecer más tiempo en la jornada hubiese sido deseable. No porque sea el Partido Popular, sino porque es el partido que hoy gobierna en España y que forma parte de la coalición que domina en el Parlamento Europeo.

Sobre el autoconsumo, pocos matices y similares puntos de vista. Pero hechos son amores y no buenas razones y para regular como se ha hecho, mejor dejarlo como estaba y que cada uno hiciese de su capa un sayo.