anhelo energy - Renewable Energy - Energías Renovables


Iberdrola se ajusta en Estados Unidos tras perder 1.650 millones y fracasar en su venta

NOTICIA PUBLICADA EN EL CONFIDENCIAL

Iberdrola se ajusta en Estados Unidos tras perder 1.650 millones y fracasar en su venta

AA

Iberdrola no sólo sufre problemas en España, donde los constantes cambios regulatorios han dañado su cuenta de resultados. También ha tenido que hacer frente a obstáculos muy costosos en Estados Unidos, un país que ha pasado de ser una esperanza a una inversión complicada. Para arreglar la situación, la eléctrica ha reorganizado sus numerosas filiales en unholding después de intentar sin éxito vender algunos de los activos.

El grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán ha obtenido las aprobaciones necesarias para unificar sus diversas actividades en Estados Unidos en un solo conglomerado empresarial que se llamará Iberdrola USA Inc. Esta sociedad se compondrá de tres pilares, que operarán cada uno por separado, con sus respectivas cúpulas directivas y consejos de administración. Los tres negocios serán Iberdrola USA Networks, centrada en los activos regulados;Ibredrola Renewables, encargada de las energías limpias; e Ibedrola Energy Holding, cuya actividad será el gas natural.

Fuentes oficiales de la compañía con sede en Bilbao han explicado que se trata de alinear la estructura organizativa en Estados Unidos a la que el grupo tiene en otros países. Las mismas fuentes aseguran que detrás de esta reorganización no hay ningún objetivo de ahorro de costes o de pago de menores impuestos. Pero fuentes bancarias explican que ninguna compañía dedica tanto tiempo a un asunto como este si no persigue beneficios por la vía de reducir la factura con la Hacienda americana o simplificar los negocios para venderlos.

Porque Iberdrola lleva cerca de dos años trabajando con las autoridades regulatorias de los estados de Nueva York, Maine, New Hampshire y la Federal Energy Regulatory Commission (FERC) con el fin de lograr la autorización para consolidar las filiales en Estados Unidos en una única sociedad holding.  En concreto, en integrar Iberdrola Renewables Holdings e Iberdrola USA y en crear una intermedia, Iberdrola USA Networks, que acapara todas las actividades reguladas de electricidad y gas (es decir, NYSEG, RG&E, CMP, Maine Natural Gas y New Hampshire Gas Corporation).

Las autorizaciones, que se esperaban para antes del verano, han llegado un poco más tarde, la semana pasada. Pero Iberdrola ya ha conseguido reagrupar todos sus desperdigadas filiales que emplean a cerca de 5.000 personas en activos repartidos por 24 estados, desde Nueva Inglaterra hasta la Coste Oeste. La compañía asegura que esta reestructuración no afectará a las cúpulas directivas de las sociedades y a los empleados, y no tendrá coste alguno para los clientes.

Todos estos cambios llegan después de que Iberdrola tuviera que hacer una provisión de 1.650 millones de euros para compensar el deterioro de sus actividades en Estados Unidos, un país donde los negocios de gas y electricidad se han visto seriamente golpeados por el desarrollo del shale gas o gas pizarra. “Antes vendíamos el megavatio a 70 u 80 dólares y ahora a 30 o 40”, indicó Sánchez Galán a los analistas, para justificar las pérdidas en su inversión más grande al otro lado del Atlántico. Fue la compra de Energy East por más de 6.400 millones, una operación criticada en su momento por considerar que Iberdrola había pagado un precio excesivo.

Una inversión en venta

Unos números que han llevado al ingeniero de Salamanca a sondear la venta de varios parques eólicos en la mayor economía del mundo. Con ese fincontrató el pasado año a JP Morgan, al que le encargó desprenderse de negocios valorados entre 500 y 1.000 millones de euros. Iberdrola tiene algo más de 5.200 millones de Mw de potencia instalada, gracias en gran parte a la compra de Energy East en 2007 y a inversiones posteriores de otros 25.000 millones, especialmente en el estado de Maine.

Iberdrola aprovechó las grandes subvenciones del Gobierno de Barack Obama para desarrollar numerosos parques eólicos en Estados Unidos. Recibió casi 1.000 millones de euros en ayudas o ITC, con aportaciones del 30% de cada proyecto a fondo perdido. Sin embargo, el desarrollo de gas extraído de la roca o shale gas ha presionado mucho los precios de la energía, por lo que su presencia en algunos estados ha perdido interés para la compañía, cuyas tres nuevas filiales holding estarán ubicadas en New Gloucester (Maine), Portland (Oregón) y Houston (Texas). Además, Iberdrola ha tenido que hacer frente a demandas por parte de un fiscal general de Massachussets por cobrar demasiado a sus clientes 

Lo cierto es que, un año después de que JP Morgan se pusiera a trabajar en las desinversiones, no se tiene noticia de ninguna venta. Desde Iberdrola se argumenta que no han sido necesarias tras completar otras operaciones en Europa, como los traspasos de activos en Francia, Argelia y Polonia. La eléctrica, participada todavía por Bankia y por un fondo soberano de Qatar, se comprometió a soltar lastre por 2.000 millones entre finales de 2012 y 2014 y hasta la fecha ha logrado la mitad de su objetivo.