anhelo energy - Renewable Energy - Energías Renovables


La CNMC deja a Soria fuera de juego: no hubo manipulación punible en la subasta Leer más: La CNMC deja a Soria fuera de juego: no hubo manipulación punible en la subasta – Noticias de Empresas http://bit.ly/1g4ZQhE

PUBLICADO EN EL CONFIENCIAL

RECLAMA, ESO SÍ, UN CAMBIO DEL MODELO.
AA

Las eléctricas no manipularon de forma punible los precios en la subasta celebrada el pasado 19 de diciembre, que avalaba una subida de la luz del 11% en enero. Eso sí, el modelo no funciona correctamente y debe modificarse. Al menos esa es la tesis que, según aseguran fuentes conocedoras de los argumentos en liza, esboza la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el informe que ultima y en el que justifica la no validación de la puja por la existencia de “circunstancias atípicas”. El documento, que será visto por el pleno del supervisor el martes día 7, se hará público la próxima semana.

“No se plantea la existencia de una manipulación punible, pero el informe va a dejar claro que la subasta no reflejó los precios reales de la energía en esos días, lo que avala fallas en el sistema. No en vano, si se toman tanto el día antes –el 18 de diciembre– como el posterior –el 20–, se observan desviaciones en los precios que pueden alcanzar el 30%”, exponen estas fuentes. En efecto, según los datos del operador de mercado, el pool se movió el 18 en 91,89 euros el megavatio hora; se redujo el infausto día 19 hasta los 73,03 euros –la subasta Cesur rozó los 62–, y culminó su descenso el viernes 20, registrando 56,26 euros/MWh.

Los técnicos del organismo que actualmente ultiman el texto son precisamente los dos que controlaron la subasta en primera persona. Por un lado, Beatriz de Guindos, subdirectora de Industria y Energía, adscrita a Competencia; y por otro, Esther Espeja Bragulat, subdirectora de Mercados Derivados de Energía, vinculada a la rama energética. Ambas, en tanto no percibieron nada anómalo en la puja cuando se celebró, se centrarán en plantear la necesidad de cambiar la estructura de fijación de los precios, que por su propia concepción y por el excesivo peso de las renovables en el mix alienta funcionamientos erráticos como el que tuvo lugar hace dos semanas.

Diferentes fuentes del sector explican que las subastas son un buen mecanismo para casar oferta y demanda, pero admiten que existen importantes distorsiones. Por ejemplo, el hecho de que las tecnologías más caras –las renovables, a resultas de la subvención que reciben– entren con prioridad y a coste cero –no se tienen en cuenta las primas para fijar el precio en el pool– pueden llegar a distorsionar considerablemente la fotografía, como sucedió el 19 al desertar el régimen especial en pleno caos regulatorio. Cualquier mecanismo que modificara la prioridad de acceso y les obligara a acudir a precio de mercado dejaría directamente fuera a tecnologías como la fotovoltaica. También hay reticencias generalizadas respecto a la presencia de operadores financieros en la fijación de los precios de la electricidad.

Las lecturas políticas

Las dudas sobre el modelo utilizado no son nuevas en el regulador, que puede tirar de doctrina. Como publicó El Confidencial, la antigua Comisión Nacional de Energía (CNE) –actual CNMC– incluyó un anexo en su validación a cada una de las subastas anteriores en las que avisaba de que la fórmula utilizada no alentaba la competencia, no tenía suficientes referencias en la toma de precios y estaba vinculada al llamado efecto evento, esto es, que cualquier movimiento coyuntural podía condicionar el resultado de todo un trimestre. Industria recogía estas reflexiones en la resolución del BOE en que anulaba la subasta. El planteamiento del Ministerio de caminar hacia pujas mensuales avala estos argumentos.

Toma de posesión de José María Marín Quemada, presidente de la CNMC. (EFE)Toma de posesión de José María Marín Quemada, presidente de la CNMC. (EFE)

Tras la subasta, la CNMC emitió un comunicado en el que exponía su decisión de no validarla “ante la concurrencia de circunstancias atípicas en el desarrollo de la misma y en un contexto de precios elevados en el mercado diario durante las semanas previas”. Asimismo, ya apuntaba que “desde hace cuatro años el regulador ha realizado sucesivas propuestas de mejora del esquema de la subasta”. Esas premisas, que han sido su único pronunciamiento público desde el día de autos, marcarán las líneas maestras del informe final. Y es que la ley concedía al regulador 15 días hábiles para publicar un análisis detallado de la decisión, en el que también participa la CNMV por la importante presencia de traders y bancos de inversión.

El texto que difunda la Comisión tendrá una inmediata lectura política. Por ejemplo, el ministro Soria aseguró desde el principio –no sin cierta precipitación que tenía “sospechas” de que las compañías eléctricas habían manipulado el precio de la subasta. La CNMC tendrá que hacer encaje de bolillos para ‘salvar’ su postura. Por su parte, la patronal de las compañías (Unesa), beligerantes en grado sumo desde que arrancó la crisis –publicidad en prensa incluida–, tampoco han dejado muchas salidas al ministro. Como telón de fondo, un sector que amenaza ruina y que, ante lo enconado de las posturas, precisa a la carrera un mediador que pacifique los ánimos. Tal vez el supervisor pueda encontrar ese justo medio.