anhelo energy - Renewable Energy - Energías Renovables


Lo que cuenta Arias Cañete (y lo que no) en la Cumbre del Clima de Varsovia

NOTICIA PUBLICADA EN ENERGIAS RENOVABLES

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado esta mañana en Varsovia que “somos un país responsable y fiable en todos los ámbitos, y por supuesto también en la lucha contra el cambio climático”. La aseveración parece venida a cuento del desprestigio internacional del que se está invistiendo en estos últimos años la política energética española, acusada de retroactiva por diversos fondos de inversión europeos (acusada y denunciada como tal en varias cortes internacionales de arbitraje).

Lo que cuenta Arias Cañete (y lo que no) en la Cumbre del Clima de Varsovia

El ministro Cañete ha asegurado además que “España cumplirá con Kioto I” y se ha mostrado partidario incluso de promover “compromisos de reducción iniciales en 2014″ (compromisos iniciales de reducción de emisiones, en el marco del compromiso global de reducción de emisiones del horizonte 2020). En fin, buenas palabras y buenas intenciones -bien articuladas siempre en el discurso campechano del ministro- que contrastan extraordinariamente con una política energética y climática cuyo emblema bien podría ser el carbón: España aumentó el consumo de carbón un 17,9% en 2012 (gracias a la política de subvenciones del gobierno). Lo que no ha contado el ministro en Varsovia es que su iniciativa-estrella de lucha contra el cambio climático, los Proyectos Clima, va a lograr una reducción de 250 mil toneladas de CO2 en un año, volumen absolutamente irrisorio si tenemos en cuenta que España emitió el año pasado 344… millones de toneladas, según denunciara hace unos meses la organización ecologista WWF (los Proyectos Clima son iniciativas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que el ministerio evalúa y que, si lo estima oportuno, subvenciona).

Un gobierno plenamente consciente
En todo caso, en su intervención de hoy en Varsovia, en el Plenario de la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP19), el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), ha expresado afablemente su deseo de que “esta cita cumpla con las expectativas y la confianza que han depositado en nosotros todos los ciudadanos y los agentes económicos y sociales”. Durante su amable discurso, Cañete ha subrayado asimismo -informa el Magrama- que España es “plenamente consciente de su responsabilidad en la protección del medio ambiente”. El ministro ha insistido, en ese sentido, en que “somos un país responsable y fiable en todos los ámbitos, y por supuesto también en la lucha contra el cambio climático”. Además, Arias Cañete ha concluido que “hoy estamos en condiciones de afirmar que España cumplirá con sus compromisos, cumplirá con Kioto I”.

Menos CO2 y más empleo
Para ello, Arias Cañete ha apuntado que España, en estos dos años, ha dado un nuevo enfoque a la política de cambio climático, a través del impulso a las políticas climáticas nacionales, políticas que el ministro no ha descrito. Cañete ha añadido en todo caso que el objetivo de esas políticas es -así lo recoge literalmente la nota de prensa que ha distribuido el Magrama- “reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en España, a la vez que se crea actividad económica y empleo”, sorprendente declaración -extraordinariamente sorprendente- si tenemos en cuenta que, por una parte, la tasa de desempleo en España supera el 26%, mientras que por la otra, las emisiones de CO2 han aumentado casi veinte puntos en España en los últimos veinte años. Más aún, el gobierno -denunciaba recientemente la organización ecologista WWF- ha “animado” en estos dos años esas emisiones con medidas de apoyo al carbón que se han traducido en un incremento del consumo de este combustible fósil del 17,9% en 2012, lo cual contrasta fuertemente con el hecho de que el consumo de energía primaria disminuyó en España un 0,8% el año pasado, quinto año de la crisis.

Medidas… concretas
Eso sí, el ministro ha asegurado que España trabaja para cumplir con su compromiso 2020, “un compromiso que queremos cumplir sin acudir a compras de derechos en el exterior”. Para ello, ha explicado, “España diseña la Hoja de Ruta que nos permita llegar a 2020 reduciendo nuestras emisiones de CO2 con medidas concretas” (medidas de las que no ha adelantado ni una sola). Por último, el ministro Cañete ha comentado que “tenemos grandes hitos por delante”, como la próxima Cumbre de Líderes sobre cambio climático, que se celebrará en septiembre de 2014, y la COP de 2015 en París, “en la que confío alcanzaremos entre todos un nuevo acuerdo, jurídicamente vinculante”. Mientras, Arias Cañete ha reiterado la necesidad de lograr un resultado positivo en Varsovia, “no sólo para reafirmar la credibilidad del sistema de negociación en el ámbito de Naciones Unidas sino, también, para sentar una base de acuerdo suficiente que permita mantener la integridad ambiental del sistema internacional de lucha contra el cambio climático”, ha concluido.

En fin, buenas palabras, buenas intenciones, buenas maneras -características habituales del discurso campechano de Cañete- con las que cualquiera podría estar de acuerdo, pero que ocultan la mayor: la política energética del Partido Popular está apostando por los combustibles fósiles, que son los desencadenantes del cambio climático, y, por el otro lado, está neutralizando la solución de ese problema: las energías limpias. Y es que el Ejecutivo Rajoy ha retirado todas las ayudas a las energías renovables, mantiene congelado el marco regulatorio del autoconsumo fotovoltaico y dijo hace apenas unos meses no en Bruselas a la Directiva de Eficiencia Energética.