anhelo energy - Renewable Energy - Energías Renovables


Soria, pelillos a la mar en su guerra con Montoro: “Es amigo mío desde 1995″

PUBLICADO EN EL CONFIDENCIAL

Soria, pelillos a la mar en su guerra con Montoro: “Es amigo mío desde 1995″

AA

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha querido quitar hierro a su reciente bronca con el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, a cuenta de la reforma eléctrica. De hecho, asegura que es amigo suyo desde 1995, “cuando me apoyó en mi primera campaña para la alcaldía de Las Palmas”. “Y hoy mantenemos una buena relación”, añadió rápidamente al recibir uno de los accésit de los premios Tintero que otorga la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) a los personajes más accesibles para la prensa.

Soria bromeó con que recibía este premio “primero por mi locuacidad y segundo por mi amistad con Montoro”, entre las risas de un público formado por los principales periodistas económicos de Madrid. “La locuacidad no es una buena cualidad en un político”, reconoció, para a continuación lanzarse a una encendida defensa de Montoro: “La situación presupuestaria es la que es y de que es imprescindible reconducir el déficit público. Apoyo inequívocamente todo lo que hace el ministro de Hacienda“, apostilló.

La APIE ‘rescató’ para la ocasión al jefe de la Oficina Económica de la Presidencia, Álvaro Nadal, que se mostraba encantado de conocerse en su calidad de finalista del premio Secante, que son los que se otorgan a los menos transparentes con los medios de comunicación: “Hasta Rajoy me ha dado la enhorabuena”, aseguraba con una indisimulada sonrisa, al tiempo que hacía votos para que el año que viene “me deis el primer premio, pero eso sí, en la misma categoría”. Para Nadal, su función ‘secante’ es clave a la hora de conseguir liquidez, lo que no deja de ser un aviso a navegantes para el Banco de España, cuyo gobernador, Luis María Linde, le ganó ayer por la mano como galardonado con el premio Secante.

Este recibió su premio por no haber dado ni una sola rueda de prensa ni entrevista desde su toma de posesión. Justificó esta falta de transparencia por la idiosincrasia del supervisor bancario, que “es un sitio donde de lo que sabes no debes hablar y de lo que no sabes no puedes hablar”. Pero hizo propósito de enmienda y prometió tratar de mejorar la transparencia del Banco de España, promesa que fue recibida con evidente escepticismo.

Claro que a escepticismo le ganó la presidenta de la Sareb, Belén Romana, también accésit del premio Secante, que se salió de la deportividad con la que sus compañeros de premio lo aceptaron. Repitió por enésima vez que la Sareb “no es un banco ni es malo” y añadió que tampoco es la mayor inmobiliaria de Europa, para reprender a los periodistas el tratamiento que le suelen dispensar. En su caso, el premio se debe a la falta total de la transparencia que prometió en su toma de posesión, ya que ni siquiera ha dado los precios y las condiciones de las primeras operaciones de venta que ha realizado una vez firmadas.